El sistema fascial formado por tejido conjuntivo
Podcast

Podcast

El podcast que te ayuda a llevar una vida saludable.

Mantener vivo este podcast requiere trabajo y dedicación. Si quieres participar en su mantenimiento puedes hacer un donativo. Esto ayudará a que podamos entregarnos más y mejor a este servicio.

5. Cuidar de la fascia y mejorar tu salud

5. Cuidar de la fascia y mejorar tu salud
VIDA EN SALUD

 
 
00:00 / 50:06
 
1X
 

Suscríbete | Contacta

Si sientes dolor en las articulaciones o en los músculos, si tienes tendencia a ganar peso y te cuesta perderlo, la clave puede estar en el estado de tu fascia.

En este episodio puedes conocer la fascia, comprender cómo está vinculada a tus moléstias y, lo más importante, aprender cómo cambiar esta condición cuidando la fascia.

En este episodio te hablo de la Fascia, que es un órgano de nuestro cuerpo y tiene un papel trascendental en la estructura, el equilibrio natural, el control postural, la depuración del organismo y la transmisión de los impulsos nerviosos de y hacia estructuras corporales.

Ser consciente de cómo es y cómo actúa la Fascia te ayudará a cuidar de tu cuerpo apropiadamente y a llevarte mejor con él.

Qué es la Fascia

Tendrás que prestar un poco de atención porque es algo que no está a la vista, si no que transcurre bajo la piel y en todos los rincones de tu cuerpo, difícil de imaginar y va a ser complicado de explicar.

¡Vamos a ello!

La Fascia es un tejido, como una malla que envuelve todos los elementos y estructuras del cuerpo. Por eso se llama así. La palabra fascia, que proviene del latín, significa “banda de recubrimiento” o “banda que ata”.

sección anatómica de las fascias de la muñeca

Además de envolver cada órgano, víscera, músculo y grupo de músculos de tu cuerpo, los protege, soporta y da forma.

Para hacerlo más entendible , voy a centrarme en cómo se comporta la fascia en cuanto a los músculos.

Está ahí envolviendo los músculos para protegerlos y mantener su estructura, se extiende más allá del músculo y envuelve los grupos musculares y todas las inserciones óseas (tendones) y esta misma fascia se repliega de nuevo para envolver todas las demás estructuras corporales.

Podríamos imaginar que cada uno de los músculos de nuestro cuerpo es como un paquetito envuelto por ese tejido adherente y fino que es la Fascia. Ese paquetito formado por el músculo está junto a otros paquetitos idénticos. Osea un grupo de músculos que son envueltos por ese tejido como entidades individuales a la vez que esa misma Fascia los envuelve a todos juntos formando una especie de paquete que contiene paquetitos y hace lo mismo con las otras estructuras, como las del sistema vascular, o el digestivo, etc. ¿Me explico?

Los egipcios ya empezaron a diseccionar cuerpos sin vida para conocer su anatomía y desde entonces la civilización tiene conocimiento de la existencia de la fascia. Su tejido es continuo y es una para todo el cuerpo, aunque cambia sus características para adaptarse a la estructura orgánica que envuelve y a las funciones que debe cumplir. De esta forma tiene un aspecto diferente en los diferentes emplazamientos en que se encuentra.

Tipos de la Fascia

Las fascia han sido tipificada considerando el tipo de estructura corporal que envuelve y sus diferencias a la vista, al tacto y en cuanto a la consistencia de su tejido. Teniendo en cuenta esto, tenemos estos diferentes tipos de fascias:

  • Vaina Vascular: Es la que envuelve cada una de nuestras venas, arterias y capilares.
  • Fascia o Vaina Visceral: que envuelve las vísceras, tales como el hígado, los riñones, los intestinos, el estómago, el bazo, el páncreas, los pulmones, el cerebro, la vejiga urinaria, la vesícula biliar, los ovarios y las gónadas másculinas, así como todas las glándulas.
  • Fascia Subcutánea (o Hipodermis): que está bajo la piel y la conecta y vincula con el músculo.
  • Fascia Muscular: que envuelve cada músculo y los grupos musculares.Y la fascia muscular a su vez ha sido divida en:

Fascia Muscular Superficial: que transcurre por debajo de la fascia subcutánea y se desliza entre ésta y los músculos, fijando ambas estructuras entre si. Envuelve los músculos como grupos musculares, separándolos de otros grupos musculares que cumplen diferente función, evitando que se rocen y se entorpezcan unos a otros, favoreciendo así la movilidad del conjunto.

Fascia Muscular Profunda: Envuelve la totalidad de los músculos uno a uno. Se conecta con la Fascia Muscular Superficial, a la vez que a las otras fascias que envuelven vísceras y órganos.

Aponeurosis de Inserción: Forma los tendones que insertan los músculos en los huesos, su tejido se engruesa y afirma para cumplir esta función de fijación.

Los tipos de la fascia se pueden dividir de esta manera y también hay autores que las dividen de otras, dependiendo del enfoque histológico que han definido.

Esto, tal como lo he explicado, es así a nivel de las estructuras musculares, pero además la fascia conecta todo con todo en nuestro cuerpo, tanto a nivel superficial (debajo de la piel) como profundo (en los órganos internos).

El Tejido Conjuntivo (o Conectivo)

La fascia está formada por tejido conectivo o conjuntivo, llamado así por su característica de conectar los diferentes elementos corporales y convertirlos en un conjunto.

Si observáramos la fascia veríamos una malla traslúcida de consistencia gelatinosa adherida a la superficie de un órgano o estructura corporal: esa consistencia se la da el tejido conectivo.

El tejido conectivo es elástico, gelatinoso y viscoso, compuesto básicamente de agua (como una medusa) y, en menor proporción, de colágeno y elastina.

Tal vez la cualidad más importante de la fascia sea la elasticidad que le confiere el tejido conjuntivo. Gracias a esta característica se puede adherir a las estructuras que envuelve y además transformarse con ellas. Porque la fascia debe acompañar al músculo en sus contracciones y relajaciones, a las estructuras torácicas en su expansión y contracción, al sistema digestivo en sus movimientos convulsivos, al sistema coronario en su bombeo…

Tejido conectivo o conjuntivo que forma las fascias del cuerpoEl mantenimiento del mágico equilibrio de la vida, requiere de la presencia de un pulso constante que es transmitido a cada una de las estructuras que componen nuestro organismo. El tejido conjuntivo ha desarrollado la capacidad de adaptarse al pulsar específico de cualquiera de los elementos orgánicos que recubre.

Su consistencia se adapta a las necesidades de la estructura que envuelve y sostiene: se hace más o menos viscosa, elástica, delgada, gruesa o rígida dependiendo de las funciones que realiza en cada una de las estructuras corporales.

Así en los tendones se hace más firme y gruesa, para poder sostener los tirones del músculo sobre el hueso y en los ojos se hace cristalina, transparente, muy fina y elástica, para adaptarse a la necesidad de visión y enfoque ocular. Pero es siempre la misma fascia.

Cuáles son las funciones de la fascia

Las características de la fascia son imprescindibles para que pueda cumplir su función más importante, que es conectar todos los sistemas corporales y sus órganos. Mantiene todo el cuerpo vinculado y le confiere las características de una unidad en la que cada parte responde y reacciona a los requerimientos del conjunto.

La fascia forma parte del legado de nuestros ancestros, porque proviene de la célula embrionaria. Forma parte de ti desde el principio de tus principios, ha crecido contigo, se ha adaptado a tu anatomía y a tu fisiología a través del tiempo. Está ahí sosteniendo e integrando todo tu sistema corporal unificándolo y poniendo cada parte al servicio de todas las demás.

El tejido continuo que forma la fascia transmite información por todo el organismo. De esta manera cada parte del cuerpo sabe qué está pasando en las otras y responder a sus necesidades.

Transfiere los impulsos al sistema nervioso y recibe sus respuestas para activar o desactivar unas funciones u otras, según sean los requerimientos del conjunto. Gracias a esta conexión cada parte del cuerpo puede dar su respuesta cuando la totalidad del organismo requiere de una acción localizada.

Hace calor, mis órganos se están calentando demasiado y  el funcionamiento de la totalidad del sistema se resiente, pues empiezo a sudar.

La característica de ser continua y de abarcar todo el cuerpo, le permiten además replegarse en los huecos corporales formando canales que serán utilizados para el tránsito de la linfa.

Las medicinas más antiguas que fueron creadas por la humanidad descubrieron que estimulando la fascia subcutánea de una parte del cuerpo en concreto, es posible llegar a tratar un órgano distante y profundo. Como hace, por ejemplo, la manipulación presiva del Shiatsu, la Acupuntura, la ItoThermie Terápia, el masaje Ayurveda, el masaje miofascial, etc.

La Fascia y el movimiento corporal

El tejido conectivo necesita del movimiento. Éste se mantiene en su nivel de máxima funcionalidad gracias al propio movimiento del cuerpo. Las contracciones y relajaciones musculares que originan el movimiento de las articulaciones, hacen que el tejido de la fascia se mantenga irrigado y flexible, con la consistencia necesaria para mantener su justa capacidad adherente y conductiva sobre los músculos, los huesos, y los diferentes órganos y vísceras.

Una forma de vida sedentaria deteriora tu tejido conjuntivo. La falta de movimiento hace que se deshidrate y, reseco, quede adherido a las estructuras que envuelve, limitando la funcionalidad de las mismas y deformándolas. Esta circunstancia puede provocar desde atrofia muscular, problemas articulares y de control postural, hasta problemas funcionales más o menos graves en diferentes órganos y sistemas del cuerpo.

La relación de la fascia con los Músculos

Cuando hay una lesión o falta el movimiento por cualquier motivo, la fascia se reseca y el tejido conjuntivo se adhiere al músculo, limitando su movilidad. Pero no limita solamente la movilidad de ese músculo, si no que afecta a toda una cadena de músculos que están relacionados en el movimiento.

La fascia requiere movimiento corporal

Aunque a las Cadenas Musculares podría dedicarles un episodio entero (y es muy probable que lo haga), te diré que están formadas por los grupos de músculos que son envueltos por la fascia. Y la fascia los envuelve juntos porque cooperan entre sí para realizar movimientos específicos. Osea músculos que, según sean requeridos, pueden funcionar en conjunto con otros.

Cada vez que solicitas un movimiento al cuerpo, tu cerebro manda la orden emitiendo un impulso electromagnético, el sistema nervioso transporta este impulso electromagnético hasta el tejido conjuntivo y este envía la orden de contracción a una cadena de músculos específica que, en cooperación, puede realizar el movimiento que el cerebro le ha solicitado al cuerpo.

Así que es gracias a la fascia que nuestros músculos se mantienen en comunicación para coordinarse en el movimiento y es ella la que hace llegar a cada uno el impulso y la instrucción para el movimiento.

Cuando se da la situación en que los músculos se “agarrotan” o “contracturan” lo que realmente está pasando es que la fascia que lo envuelve se ha deteriorado, deshidratado y adherido a ese músculo. En estas condiciones, en lugar de acompañarlo y apoyarlo en su movimiento, lo comprime y limita, impidiendo su funcionamiento.

Cuando un músculo está en esta situación y la fascia que lo envuelve está “inoperativa” o “disfuncional” afecta a la totalidad del organismo, porque esa fascia es una para todo. Así que esta limitación que aparentemente es muscular implica también menor movilidad a nivel del órgano u órganos viculados mediante la fascia, afectando al funcionamiento de éste en mayor o menor medida.

Esta condición que acabo de describir es recíproca. Es decir: si el tejido conjuntivo que recubre un órgano determinado de deteriora y limita su movimiento adaptativo, afecta también a la movilidad muscular.

aspecto del sistema linfático
© Medical News Today

La relación de la fascia con el Sistema Linfático

Como ya he adelantado, el líquido linfático se desplaza por los canales que forma la fascia al replegarse sobre las estructuras del cuerpo. La linfa fluye por estas canalizaciones gracias al impulso originado en las contracciones musculares.

Mientras usas los músculos estás contribuyendo, entre otras cosas, a la desintoxicación de tu organismo. Así que cuando bailas, te ejercitas o entrenas, pones en marcha los mecanismos de “Auto-Limpieza” de tu cuerpo. Al sistema linfático dedicaré un episodio, así que aquí no me voy a extender con él.

La realidad en nuestros cuerpos

Tristemente los habitantes de las sociedades civilizadas no tenemos buenos hábitos que cuiden del estado de nuestra fascia.

Por poner un ejemplo, puedo decir que todos nosotros sin excepción, sufrimos artrosis y/o artritis, en menor o mayor grado. Esto es así debido en parte a nuestra forma de vida sedentaria, en parte a nuestro hábitos alimentarios y en parte a nuestras creencias.

Para evitar tanto como sea posible este tipo de degeneración a la que estamos prácticamente condenados como especie, podríamos resumir que necesitamos lo siguiente:

  • Movernos de forma funcional.
  • Esforzarnos físicamente, dentro de los límites de lo razonable, pero esforzarnos.
  • Estar en contacto con la naturaleza.
  • Mantener nuestro organismo tan limpio como nos sea posible, esto lo conseguimos sobre todo mediante el binomio dieta/no dieta. A este tema también le dedicaré un episodio, …o una serie de episodios.

Nuestro cuerpo, además de estar diseñado para una actividad física bastante más intensa y constante que la que llevamos usualmente, está optimizado para sostener una actividad que nos permita desarrollar y explorar en toda su amplitud todos los movimientos que nuestro cuerpo es capaz de hacer y además, necesitamos esforzarnos, cosa que la forma de vida de la modernidad nos permite en muy pocas ocasiones. Veremos todo esto más a fondo en el episodio que dedicaré al sistema muscular.

Y el contacto mantenido con la naturaleza nos permite la conexión con nuestra propia naturaleza y por tanto con nuestras necesidades verdaderas. El tiempo que pasamos inmersos en la naturaleza aguza y afina nuestro instinto, que despierta para reconocer qué es bueno y qué es malo para nosotros.

En resumen

La Fascia forma bandas que envuelven cada una de las estructuras corporales, formando un tejido continuo que se les adhiere abarcando todo el cuerpo.

El tejido que forma la fascia es como una malla traslúcida y viscosa adherida a la superficie de las diferentes estructuras corporales. Se llama Tejido Conectivo o Tejido Conjuntivo, por su capacidad de mantener conectadas todas las estructuras del cuerpo, y le confiere las propiedades de un conjunto: una unidad que coopera para conseguir diferentes objetivos fisiológicos, como por ejemplo la transmisión de los mensajes del sistema nervioso al conjunto corporal, o el fluir de la linfa, que desintoxica el organismo a nivel célular.

Acoge el fluir de la linfa su movimiento es impulsado por las contracciones y relajaciones simultáneas de los músculos, osea por el movimiento.

La Fascia delimita los músculos, órganos y vísceras del cuerpo, confiriéndoles su estructura y consistencia y agrupando estructuras que cooperan para la realización de una misma función específica.

La falta de movimiento corporal y de esfuerzo físico deterioran la fascia haciendo que su funcionalidad disminuya, lo que supone un peligro para la integridad y el buen funcionamiento de todo el organismo.

Una alimentación inadecuada también colabora en el deterioro de la fascia. Veremos exactamente como en un episodio dedicado al sistema linfático que tengo en mente grabar.

La falta de contacto con la naturaleza nos aliena de nuestra realidad y nos hace insensibles a los mensajes de nuestro cuerpo, poniendo así en peligro nuestra integridad.

Mi experiencia personal con el Sistema Fascial

Yo descubrí la importancia de la fascia a través de la danza y a partir de ese descubrimiento seguí profundizando. El darme cuenta de que el movimiento de mi cuerpo, su estructura, su equilibrio y su solidez estaban apoyados, consolidados y asistidos por este tejido que es un sistema en sí, fue un importante descubrimiento. Y luego saber que de ella dependía el funcionamiento unitario de mi cuerpo, aún me dejó más impresionada.

¿Tú la conocías?

Bueno pues hasta aquí he llegado con el episodio de hoy. ¿Qué te parece esta información que he compartido? ¿Crees que te va a resultar de ayuda?

Ojalá que te haya aportado un poquito más de conocimiento acerca de la magia de tu naturaleza y una nueva herramienta para cuidar de ti.

Si te ha resultado interesante este episodio, te animo a que lo compartas. Con tus contactos, con tus redes, por whatsapp, por Telegram. Por donde quieras! Allí donde tengas amigos, amigas, familia, vecinos… contactos que estén interesados en vivir la Vida en Salud!

Pon valoraciones de 5 estrellas en Itunes, comentarios y me gusta en Ivoox, en Facebook, en Instagram, en LinkedIn, en Twitter. Comenta en el AudioBlog dianavaleria.eu/sistema-fascial

Todo esto ayudará a dar visibilidad a este podcast y podrá llegar a más gente.

También te puedes suscribir al podcast para no perderte ninguno y enterarte en cuanto se publiquen. Puedes hacerlo desde la plataforma que te resulte más cómoda.

Si estás en Itunes, desde Itunes, si en Ivoox desde Ivoox, desde el formulario de suscripción de mi sitio web: dianavaleria.eu/suscripcion, o si eres amante de Telegram puedes suscribirte al canal: telegram.me/diana3valeria.

Muchas gracias por escucharme. Gracias por acompañarme en este viaje en que nos proponemos mejorar un poquito el mundo en que vivimos, aportando herramientas que pueden mejorar la calidad de vida a las personas que componemos esta amada humanidad.

Gracias también a Kitflus por cederme las fantásticas melodías que animan la cabecera y el final de cada programa. Son creación suya y me parecen geniales.

Kitflus es un músico internacionalmente reconocido, ha formado parte de las bandas de jazz más destacadas y mundialmente conocidas.

Si quieres conocer más de su trabajo, te dejo su perfil de facebook:  facebook.com/kitflus.josemasportet

Y si quieres contactar con él directamente, te dejo su Email: kitflus@kitflusound.com

Y recuerda!
Comenta en el apartado de comentarios, contáctame y cuéntame de ti, pídeme que trate el tema en el que necesites profundizar ahora. !Mantente en contacto!

Que pases muy buenos días y excelentes noches. Hasta la próxima!

Se galante y comparte 😁

Deja un comentario