Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on linkedin

31. Empezando a comer mejor: La dieta ideal
VIDA EN SALUD

 
 
00:00 / 36:17
 
1X
 

Bienvenida y presentación

Te doy la bienvenida al Podcast Vida en Salud, el podcast que te inspira a llevar una forma de vida saludable. Esta propuesta es mi iniciativa y yo soy Diana Valeria.

Declaración de intenciones

En este podcast nos proponemos aumentar la conciencia de que la salud es una responsabilidad personal. Porque únicamente tú eres responsable de tu salud, nadie más. Y te ofrecemos información, conocimiento e inspiración que te pueden ayudar a tener seguridad para poder aceptar y tomar esta responsabilidad.

Entendemos la salud desde un punto de vista muy amplio y hablamos de los muchos aspectos que afectan a la vida y que demasiadas pocas veces se vinculan con la salud.

Introducción

Bueno pues. Vamos a seguir con este asunto de la alimentación desde la visión que he podido desarrollar en todos estos años de investigación, estudio y experimentación.

¿Cómo ha ido el ejercicio? ¿Lo has puesto en práctica? ¿Estás procastinando el momento de abordarlo? 🙂

Bueno, si no lo has hecho, esto no ha de generarte estrés. No siempre te llega la información en el momento de ponerla en práctica. Estoy segura de que cuando estés ya preparadx para experimentar la  clase de escucha que te propuse en el episodio 29 lo harás sin ni siquiera darte cuenta. Un día te sorprenderás a ti mismx observándote y haciéndote las preguntas y dirás: vaya! si esto es lo que me propuso Diana que hiciera!

Así que nada, no te preocupes ni un gramo. Cuando lo necesites y sea el momento lo harás. Lo más importante es que te haya llegado la propuesta. Conociendo el ejercicio, lo puedes hacer. Si no lo conocieras, seguro que no lo harías.

Vale pues hoy vamos a ver el tema de la dieta específica del ser humano.

Cada ser es todo un universo

Si te fijas cada especie animal tiene su forma de alimentación.  Desde pequeños se nos enseñó que nosotros, los humanos, somos omnívoros. Osea que comemos de todo.

Éste es un paradigma muy extendido hoy en día, porque la industria alimentaria parece habérselo tomado muy en serio que comemos de todo.

Y lo vemos en que suele condimentar sus producciones con múltiples aditivos y materias primas que, si bien son una ventaja para sus objetivos (mayor tiempo de conservación, facilidad de almacenaje, de transporte, de elaboración, de recolección, de cultivo, etc…), se trata de sustancias que, hasta que nos han sido impuestas en los “alimentos” más consumidos de este momento, nunca habían formado parte de nuestra dieta.

Una vez escuché en un podcast que me suele gustar mucho, una entrevista a una química que hablaba de que la industria alimentaria es segura y que le horrorizaba ver y oír hablar sobre su toxicidad a quienes no tienen (no tenemos, en este caso) no idea de química. Tuve que comentar ese episodio para echar por tierra su planteamiento. Porque yo no “soy química” pero sí que soy humana y sobre qué me hace bien y qué me hace mal, sí que sé algo.

Bueno, lo que quiero decirte es que yo pongo en duda este supuesto omnivorismo que se supone que nos es propio. Y en este episodio te voy a explicar por qué.

Me va a llevar más de un episodio poder desarrollar esto, así que paciencia. De verdad que la información que vas a recibir, va a valer cada minuto que inviertas en escucharla.

En realidad cada especie sobre la tierra tiene su forma de alimentación. Una dieta muy específica. Y las especies más cercanas a nosotros: los animales, también.Si te parece vamos a hacer una revisión a esto.

Cada especie con su especia 😅

Para poder hacernos una idea general y luego ir llegando a lo que nos interesa: la dieta de la especie humana, voy a repasar las diferentes formas dietéticas que encontramos en las especies animales con las que convivimos. Veremos que las características que tienen el cuerpo, el organismo y la fisiología de cada animal está asociado a la dieta que le es específica.

Esta comparativa me gusta mucho, me parece muy aclaradora y supone una buena base para comprender planteamientos más avanzados sobre alimentación humana.

¡A ver qué te parece!

Algunos datos previos

Antes de entrar en materia, conviene que comparta contigo algunos datos sobre fisiología digestiva. Nada, es simple. Verás:

Seguramente algo de lo que voy a decir ahora no sea nuevo para ti, pero piensa que si no lo supieras te gustaría saberlo 🙂

Los alimentos que tomamos las diferentes especies animales ingresan en nuestro sistema digestivo en formas más complejas de lo que nuestro organismo las utiliza.

Entonces la digestión es básicamente la descomposición de estas sustancias complejas en moléculas más simples que pueden ser aprovechadas por el cuerpo en sus procesos.

Así cuando comemos proteínas, por ejemplo, nuestro proceso digestivo tiene que descomponerlas en moléculas de aminoácidos. Una descripción que te ayudará a formarte una imagen gráfica de esto: Puedes imaginar los aminoácidos como una cadena de “seres” que van cogidos de la mano a todas partes y en esta unión forman una cadena que es la proteína.

Lo mismo sucede con los hidratos de carbono y las grasas.

Los carbohidratos son azúcares complejos. Para que nos sean útiles, el proceso digestivo ha de convertirlos en moléculas de azúcares simples (glucosa, por ejemplo).

Y a su vez las grasas están compuestas de moléculas lipídicas.

Tanto los aminoácidos como los azúcares como las moléculas lipídicas  son descompuestas por las acciones digestivas para romper esos “enlaces” y suministrarnos las moléculas en su forma simplificada, que son las que nuestro organismo puede utilizar.

Para conseguir esta descomposición, nuestro cuerpo forma unas sustancias llamadas enzimas, que rompen estas cadenas de moléculas simples enlazadas en un proceso físico-químico.

Es decir que la intervención digestiva es por un lado mecánica y por el otro química.

Cada componente requiere de enzimas específicas para su descomposición.

Así las grasas se convierten en ácidos grasos y lípidos gracias a unas enzimas específicas, las proteínas se convierten en aminoácidos por la acción de otras enzimas diferentes y los carbohidratos en azúcares por la acción de otro tipo de enzima.

Cada una de estas enzimas sobrevive en unas condiciones químicas específicas.

Las enzimas que intervienen en los procesos orgánicos que implican a las grasas y proteínas, se desarrollan en medios ácidos y necesitan unos químicos digestivos ácidos. Esto hace que los cuerpos preparados para la asimilación de proteínas y grasas, tengan de forma natural una mayor resistencia a la acidez orgánica.

En cambio las enzimas que intervienen en los procesos de los carbohidratos y los azúcares, se desarrollan en un medio alcalino y los químicos digestivos de los animales preparados para alimentarse de carbohidratos y azúcares, son alcalinos y sus cuerpos soportan mal la acidez.

Dada esta pequeña introducción a la química orgánica, vamos a ver las especies y sus dietas:

Granívoros

Son aves en su mayoría. Aunque algunas especies que tienen otros alimentos como principales, también comen los granos en menores proporciones (como nosotros, que comemos paella o tortillas o pasta…  :).
El sistema digestivo de los granívoros se caracteriza por tener un órgano en que almacenan el grano. Se dice que esto es lo que les permite comer rápido y así evitar exponerse a los depredadores por largo tiempo… Para mi esto es una burrada científica (y la ciencia está llena de ellas), una explicación casualística, falta de rigor, a la que le falta observación en profundidad y deja sin responder demasiadas preguntas.

Yo entiendo que el buche de las aves es como una bota en la que el grano es almacenado y “puesto a fermentar” por los microorganismos propios del mismo grano. Esto es de por sí una primera digestión.

Las aves carnívoras segregan ácido clorhídrico para descomponer los macronutrientes, cuanta mayor es la proporción de carne (crustáceos, peces, moluscos, carroña, etc) más intenso es el ácido que se segrega en el estómago.

Las aves ingieren piedritas que se almacenan en la molleja y tienen la función de moler el grano, no tienen dientes ni muelas. Así que cuanto más granívora es la especie de ave, más utiliza esta función.

También tienen un gran hígado que es un órgano que sirve en el proceso de las grasas. Las grasas provenientes de los animales que comen, pero también de los gusanitos y lombrices, que muchas especies de aves también complementan su alimentación con ellos.

También tienen el intestino delgado y el intestino grueso, que tienen las mismas funciones que los nuestros pero son más cortos.

Insectívoros

Aves, murciélagos, osos hormigueros, lagartos, ranas, peces, arañas y algunos insectos.  Hay otras especies que también los comen en menores proporciones, como la costumbre que se ha desarrollado en algunas culturas humanas (México, China, etc.). Que yo sepa, no requiere de ninguna especialización por parte del sistema digestivo. No requiere de masticación tampoco. Los insectívoros tienen un tracto digestivo corto y simple, con pocas complicaciones, que tiene pocas bolsas en que se acumule el alimento (tipo el estómago o el buche) y son pequeñas en comparación a las de otros animales que tienen otros tipos de dietas.

Ninguno de estos dos sistemas de alimentación son el humano. Jamás confundiríamos la alimentación humana con la granívora o la insectívora, aunque los insectos son preciado alimento de muchas culturas, no es la base de la alimentación humana en ninguna.

Pero si que hay mucha controversia en las siguientes, y actualmente tenemos mucha confusión en cuanto a si nuestra dieta es o no es del estilo de las siguientes.

Herbívoros

Aquí me voy a referir a los que comen hierba, aunque la clasificación científica de animal herbívoro parece ser que incluye a los que se alimentan de cualquier tipo de vegetales.

  • Los animales que se alimentan principalmente de hierbas (como gramíneas, legumbres, etc.) son rumiantes. Ya vimos en la escuela (al menos en mi país se dió) que la rumiación es una compleja forma de digestión que requiere múltiples masticaciones intercaladas con digestiones dentro de estómagos. Rumiantes son las reses, los caballos y demás cuadrúpedos.
  • Su anatomía está concebida específicamente para la actividad que desarrollan:
  • Son cuadrúpedos, lo que les permite tener la boca cerca del suelo, de donde obtienen el alimento que ingieren. Sus patas terminan en pezuña.
  • Sus dientes incisivos son como grandes palas cortantes (para cortar los tallos y hierbas), carecen de caninos (¿pa qué? ¡Sería inútil hincarle el colmillo a un vegetal!) y sus molares son anchos y planos, como las muelas de los molinos de trigo, por ejemplo. Las mandíbulas inferior y superior pueden moverse lateralmente y de alante atrás para facilitar la trituración de las fibras.
  • Mastican mucho. Muchísimo.
  • El intestino es 20 veces más largo que el cuerpo.
  • Evacúan de entre 4 y 8 horas después de haber comido o más.
  • No secretan la enzima uricasa que tiene la función de ayudar al organismo a eliminar el exceso de ácido úrico producido por la digestión de las proteínas.
  • Secretan la enzima necesaria para digerir almidones (ptialina). En consecuencia su orina es débil en ácido clorhídrico.
  • Sus jugos gástricos son alcalinos.
  • Su sistema digestivo tiene más de un estómago (hasta 4) y en ellos se mezclan con sus jugos gástricos las fibras vegetales, que van pasando de un estómago a otro intercalando las masticaciones en la boca.

LA boca de un animal herbivoro

Carnívoros

Tienen como alimento base y mayoritario los cuerpos de otros animales, de los cuales aprovechan los músculos, los huesos y vísceras, es decir: todo. Osea comen cadáveres de forma integral.

Son animales cazadores por naturaleza y su anatomía y fisiología está configurada para ello.

  • Sus cuerpos son ágiles, fuertes y muy veloces.
  • Sus patas tienen garras que ayudan en la caza y el despiece.
  • Su dentadura está compuesta de grandes y afilados colmillos (caninos), incisivos pequeños y en punta y molares afilados también.
  • El maxilar superior encaja dentro del inferior y no tiene movimiento lateral. Solo pueden abrir y cerrar la boca, apretar y soltar las mandíbulas.
  • Cortan y tragan, sin masticar.
  • Su sistema digestivo es corto (1,5 veces el tamaño de su cuerpo), se explica que esto es así para evitar que la carne se pudra en un tracto digestivo demasiado largo y llegaran a generar microorganismos patógenos.
  • Sus secreciones químicas son muy ácidas. Cuanto más carnívoro es una animal, más ácidos suelen ser sus fluidos, consecuencia de los residuos metabólicos que generan las proteínas complejas de los cuerpos animales.
  • El ácido clorhídrico es muy fuerte, necesario para descomponer las moléculas lipídicas (grasas) y las complejas proteínas de la carne y vísceras de los cadáveres.
  • Secretan la enzima uricasa en el riñón para ayudar a la expulsión del exceso de ácido úrico producido por la descomposición de grasas y carne.
  • No secretan la enzima ptialina, necesaria para descomponer los carbohidratos.
    Evacúan de 2 a 4 horas después de haber comido.
  • Algunos animales carnívoros son: los felinos, cocodrilos, cetáceos (delfines y ballenas), algunos lobos (lobo gris), coyotes, algunos mustélidos (hurón), el oso polar..

Dentadura específicamente diseñada para cazar

Omnívoros

Son animales que se alimentan tanto de vegetales como de animales. Son omnívoros los osos (menos el polar, que ya hemos visto que es carnívoro ¿te acuerdas?)), perros (hay quien los clasifica como carroñeros), chacales, algunos zorros, erizos, ratones, ratas, ardillas, mofetas…

  • Son cuadrúpedos con pezuñas y también con garras, depende de la especie.
    Su dentadura es parecida a la de los carnívoros: tienen caninos afilados,  incisivos pequeños y en punta, molares afilados también.
  • El maxilar superior encaja dentro del inferior y no tiene movimiento lateral. Solo pueden abrir y cerrar la boca, apretar y soltar las mandíbulas.
  • Cortan y tragan sin masticar.
  • El ácido clorhídrico es muy fuerte.
  • Secretan la enzima uricasa en el riñón para ayudar a la expulsión del exceso de ácido úrico producido por la descomposición de grasas y carne.
  • No secretan la enzima ptialina, necesaria para descomponer los carbohidratos.
    Su intestino 3 veces más largo que el cuerpo.
  • Evacúan de 4 a 8 horas después de haber comido, cuando no más, incluso mucho más.

El javalí es omnivoro y su dentadura está específicamente pensada para su alimento primordial

Carroñeros

Son animales que se alimentan de carroña, es decir de carne de animales que no son cazados por ellos (aprovechan los restos de las cacerías de los carnívoros o muertes accidentales de otros animales).

Yo diría que el “omnivorismo” en el que se incluye al humano, sería más próximo al carroñerismo… ¿no crees?

Las características anatómicas, fisiológicas y químicas son iguales a las de los omnívoros o carnívoros, ya que en realidad en muchas ocasiones los animales carnívoros también son carroñeros, al volver a comer varias veces  de la víctima que cazaron hace días.

El tiempo de digestión y el largo del intestino depende de la especie del carroñero, que puede ser desde un ave a un mamífero, pasando por todas las otras existentes.

De hecho del sistema digestivo de los animales que tienen este tipo de dieta, no he encontrado suficiente información, pero tiendo a pensar que su morfología es bastante como la de los omnívoros. En todo caso deduzco que deben generar una mayor cantidad de uricasa, ya que ésta dentro del cuerpo  se transforma en alantoína, una molécula que contribuye a que las células muertas sean expulsadas del organismo y éste sea regenerado. Esta molécula se suele usar en cremas de rejuvenecimiento.

Frugívoros

Animales cuyo alimento principal es la fruta. Esto es usual en todos los mamíferos, que suelen comer fruta, en mayores o menores proporciones, pero hay algunos primates que se alimentan casi exclusivamente, o en una proporción muy alta, de frutas junto con algún otro alimento como los brotes de hoja tierna o las semilla oleaginosas, en mucha menor proporción.

  • Los incisivos son grandes y planos, los molares son planos también. Sus incisivos no tienen función alimenticia, se intuye que son para la defensa solamente.
  • El movimiento de la mandíbula se limita a abrir y cerrar la boca.
    Mastican.
  • Son bípedos, pero también pueden andar a 4 patas.
  • Los fluidos corporales son alcalinos y no segrega enzimas específicas para descomponer las proteínas, aunque sí para la descomposición de los carbohidratos (azúcares complejos).
  • El ácido clorhídrico de sus fluidos digestivos es muy débil.
  • Tienen manos y/o pies prensiles, extremidades largas y flexibles que les permiten trepar árboles y obtener su alimento.Mano con pulgar oponible, característica de los frugívoros
  • No tienen características que les doten para la caza.
  • No secretan la enzima que ayuda a la descomposición de las proteínas ni a la expulsión de las grasas.
  • Si secretan la enzima que descompone los hidratos de carbono (azúcares complejos).
    Su intestino es 9 veces el largo de su cuerpo.
  • Evacúa en las 8 o 12 horas, o más, después de la ingesta de comida.

Dentadura de los frugívoros

¿Dónde quedamos los humanos, cuál es nuestra dieta específica?

Pues yo no sé cómo lo ves tú, pero a mi se ma hace muy claro con esta comparativa…

Por todas las características que se evidencian en nuestra anatomía, nuestra fisiología y la química de nuestro cuerpo, yo diría que somos más bien frugívoros ¿no?

No pocos buscadores inquietos de la forma de alimentación más adecuada para mantener y/o preservar la salud del ser humano han llegado a esta misma conclusión.

Yo quiero aportarte información que te sea útil y para eso voy a hablarte de el investigador que considero que llegó a las conclusiones más válidas sobre esta cuestión de la fruta y la alimentación humana.

Voy a presentarte al higienista alemán Arnold Ehret, que no era médico (ni siquiera naturista), si no profesor de dibujo.

Y además llegó a desarrollar una de las teorías sobre alimentación humana más válidas de los últimos siglos.

Ehret dedicó tiempo a investigar, experimentar, descubrir y corroborar algunas verdades incómodas para la incipiente industria de la salud (estamos hablando de finales del siglo XIX/ principios del siglo XX).

Yo creo que este es el motivo por el cual Arnold Ehret murió siendo víctima de un extraño accidente. En extrañas circunstancias y justo después de haber escrito dos libros que eran los cuadernos básicos de la formación sobre alimentación y salud y de haberla impartido por primera vez en Estados Unidos, Ehret se vió implicado en un accidente de automóvil, que nadie sabe muy bién como fue y falleció al momento.

Para mi, Ehret es a la alimentación y el higienismo lo que Nikola Tesla a la energía eléctrica, solo que Ehret fue muerto y Tesla enterrado en vida. El resultado es que ambos fueron silenciados.

¿Cuál fue el gran descubrimiento de Ehret?

Ya te aviso que es complejo. Por eso necesitaré darte una introducción hoy y terminar de explicarte en el próximo capítulo.

Ahora te lo voy a explicar a grandes rasgos, para no dejarte en ascuas, porque me parece de muy  mal gusto, llegados a este punto.

Pero prométeme que escucharás el próximo episodio de la serie “aprendiendo a comer mejor” ya que desglosar y comprender bien los descubrimientos de Ehret es básico para poder aprovechar bien toda la información que te estoy entregando.

¿Vamos allá?

Ehret identificó que la fruta era el alimento fisiológico del ser humano, que su composición nutricional era exactamente lo que nuestro organismo necesita. Lo más fácil llegados a este punto es pensar lo que pensaron tantos otros. ¡entonces comamos fruta! que nos alimenta y no nos genera acúmulos tóxicos.

Pero Ehret constató que esto era un error.

Introducción a los postulados de Ehret

Ehret se dio cuenta de que un cuerpo que había sido sometido a una dieta anti-fisiológica durante tantas generaciones (las condiciones epigenéticas también se transfieren de generación en generación), no podía ser limpiado y regulado de golpe sin sufrir graves consecuencias. Que el cuerpo sometido a un proceso depurativo demasiado apremiante para un organismo en malas condiciones, tenía muy malas reacciones.

Al darse cuenta de esto empezó a investigar en cómo se puede mejorar la condición de un cuerpo tan intoxicado, en cómo se puede limpiar el organismo sin tener que llegar a las graves consecuencias que se suelen dar en los procesos de desintoxicación.

Bueno, quería llegar hasta aquí. Quería explicarte por lo menos esto antes de despedirme. Quería que supieras que, aunque hayas entendido que tu problema son los tóxicos acumulados, no es una buena idea empezar una cura desintoxicante extrema ahora mismo.

Espera a conocer toda la teoría desarrollada por Ehret y déjame que te siga llevando de la mano hasta un lugar seguro, por favor.

Si no puedes esperar al próximo episodio (la semana que viene) puedes comprarte el libro escrito por Ehret y traducido por David Gil, que para mi es la más fiel y pura traducción que se puede encontrar de este trabajo.

Te dejo el link al libro “Sistema curativo por dieta amucosa” de Alnold Ehret, traducido por David Gil en Amazon aquí>>

Pero si no quieres comprarlo en Amazon, seguro que puedes encargarlo en la librería de tu barrio.

Ya me voy despidiendo. En el próximo episodio hablaré con una apasionada cocinera, pero no es una cocinera cualquiera, ella está especializada en alimentación viva y consciente… Ya verás qué es, ya. Daniela te lo explicará muy bien.

Agradecimientos

Muchas gracias por escucharme. Gracias por participar. Gracias por tus comentarios y sugerencias. Gracias por estar dándole sentido a Vida en Salud.

Gracias también a Kitflus la cesión de las melodías del programa.

Peticiones

Comparte si te ha gustado.

¿Te gustaría recibir un aviso en tu correo electrónico cada vez que publique un nuevo episodio? Pues suscríbete en: dianavaleria.eu/suscripcion

Si quieres proponer un tema, o exponer una pregunta, escríbeme a vidaensalud@dianavaleria.es.

Nos reencontramos hablando de Alimentación Viva y Consciente.

Despedida

Que pases muy buenos días y excelentes noches. Hasta la próxima!

Tabla comparativa de las características de los animales según sus dietas específicas

Si quieres descargarte texto de las notas del programa en un archivo PDF, puedes suscribirte para tener acceso a todo el contenido premium.

El acceso a este contenido es exclusivo para suscriptores. Puedes identificarte en este enlace o suscribirte en este otro.

 

Suscríbete al boletín

Si quieres recibir los nuevos episodios y novedades de Vuda en Salud en tu correo electrónico puedes rellenar y enviar el formulario.

Comparte este episodio con tus amistades

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Share on skype

Deja un comentario