13. La lactancia materna

Lactancia materna, alimentación natural del bebé
Podcast

Podcast

El podcast que te guía hacia una vida saludable.

13. La lactancia materna
VIDA EN SALUD

 
 
00:00 / 21:48
 
1X
 

Las “Opciones” de la modernidad

Es que es algo inevitable, en cuanto aparece el embarazo, aparece, entre otras, la cuestión de la lactancia. Se hace presente como un tema indispensable a abordar y nos vemos en la necesidad de tomar decisiones en cuanto a ello.

Hubo un tiempo en que no había nada que decidir ni que plantearse. No había opción. Un bebé debía alimentarse con la leche producida por su madre y si, por el infortunio que fuera, la madre no podía cumplir esa función, se alimentaba al bebé con la leche producida por otra mujer cercana a la madre, aunque esto se daba en muy pocas ocasiones. Y era menos usual aún que el bebé naciera en una circunstancia en que tuviera que ser alimentado de la leche de algún animal. Cosa que sucedía en casos muy extremos y en muy pocas ocasiones.

Pero actualmente tenemos lo que se llaman “opciones”. La ciencia nos da el “poder” de decidir si queremos seguir los dictados de la naturaleza o no. Y para que podamos imponernos a la naturaleza en esta cuestión, ha creado opciones a la leche materna. Opciones que son vendidas abiertamente como algo incluso mejor que la alimentación natural.

Muchos argumentos se lanzan para motivarnos a elegir la lactancia artificial.

Conozco alguna mujer que incluso ya antes de parir tenía decidido que a sus hijos los iba a alimentar con biberón. Su argumento era totalmente estético. Ella pensaba (ignoro porqué) que dar de mamar estropeaba la estética de sus senos.

Pero fuera de este incidente, la mayoría de las mujeres con que me relaciono, optan por dar de mamar a sus bebés. Yo también lo hice.

Y te voy a explicar porqué es una buena idea que tú también lo hagas.

Un alimento único para un ser único

El alimento que genera tu cuerpo para ese ser que has estado gestando durante 9 meses, es un alimento único y exclusivo, que está específicamente concebido para tu bebé, no para ningún otro. Solo para él.

Tu cuerpo ha estado acogiendo, alimentando, cuidando y protegiendo a ese ser por todo ese tiempo.

Tu cuerpo ha sido testigo de la evolución y de los contratiempos que ha habido en el proceso.

Ha estado generando todo lo que ese dulce ser necesitaba desde que fue concebido en tu interior hasta que juntos os esforzásteis por que viera la luz.

En eso tienes verdaderas “tablas”. Nadie tiene más experiencia que tu cuerpo en el arte y el conocimiento de cubrir las necesidades de ese pequeño y único ser.

¿Crees que puede haber alguien que, por más títulos que tenga y más investigaciones que haga, pueda superarte en eso?

¿Si? ¿Crees que “la ciencia” lo puede hacer mejor que tu?

Pues permíteme que te diga que si es así, tienes un grabe conflicto con la autoestima y la auto-apreciación.

Si. Así mismo te lo digo. Y si quieres podemos ahondar más en el tema, pero no ahora. Hoy hablo de la lactancia materna, no de la autoestima.

Nada puede ser más beneficioso para tu bebé que aquello que tu cuerpo produzca para él. Incluso aunque te hubieran diagnosticado una enfermedad crónica y aunque la medicina creada para engrandecer el negocio de los laboratorios, te dijera que darle de mamar es un peligro para la salud del niño, el alimento que tu produces seguiría siendo el mejor para él.

¿Acaso el bebé no ha crecido dentro de tu cuerpo? ¿No ha llegado a ser dentro de ti?

Acaso ese cuerpo tuyo, incluso si ha sido estigmatizado con una acusación de “enfermedad de por vida”, no ha sido capaz de darle todo lo que ha necesitado para formarse y tener la fuerza necesaria para nacer?

¿Por qué iba a ser ahora incapaz de hacer lo que durante 9 meses ha estado haciendo con gran maestría?

No se a ti, pero a mi no me convencen sus argumentos llenos de ignorancia y intención de generar miedo, todo para mantener tus decisiones bajo su control.

La sustancia que genera una madre para su retoño, es el único alimento que es altamente beneficioso para él. Si un médico con su título, no es capaz de reconocer esto, no merece ese título.

Intereses contra la lactancia

No te voy a hablar de vitaminas, minerales, aminoácidos y demás “nutrientes” Creo que son argumentos que sobran, porque desde mi punto de vista, toda la retahíla de principios que nos son presentados para justificar que necesitamos más cosas de las que podemos comprender, no es más que marketing del rastrero y ruin.

Para mi, la observación de lo evidente es mucho mejor argumento que los intrincados motivos que dan los mecanismos propagandísticos de esas grandes corporaciones, que obtienen suculentos beneficios comerciando con la salud.

Argumentos que han creado para hacerte hacer cosas que en realidad no quieres hacer. Como no dar de mamar a tu bebé, extirparle las anginas, o incluso abortarlo.

Te explicaré una historia verídica, que al menos a mi, me puso los pelos de punta.

A ti también te puede pasar

Una amiga que había pasado por un proceso de fecundación asistida, cuando por fin pudo completarla, apostó por la alimentación natural de su bebé. Quiso amamantarlo y así lo manifestó al personal médico que la asistió para dar a luz y que seguía asistiéndola en la clínica durante el puerperio.

Una doctora, aún conociendo las intenciones de la madre, decidió que el bebé necesitaba suplementación y, sin consultar con la madre, tomó la decisión unilateral de empezar a darle biberones. Esto hizo que el pequeño, cansado del trabajo de parto, algo atontado por la medicación recibida a través de su madre y desorientado por la experiencia de nacer, se cogiera muy fácilmente al biberón. Pero esto hizo que le costara más cogerse al pecho de la madre, que requiere un esfuerzo mayor.

La doctora tomó una decisión de forma ilegítima y no tenía autoridad para hacer lo que hizo. Puso en peligro la futura lactancia del bebé y además sin notificar a la madre sus intenciones.

La fisiología de la maternidad requiere que el bebé succione el pezón para que el cuerpo se disponga a producir la leche. Sin este estímulo podría ser que la madre no tuviera la subida del alimento exclusivo, completo e ideal para su bebé y éste tuviera que alimentarse desde los primeros días de vida,de un alimento anti-fisiológico que alteraría su metabolismo para toda la vida.

Pero claro, la industria médico-farmacéutica tendría un cliente más para toda la vida también. Porque este hecho tan tonto, supone que ese niño va a crecer débil físicamente y va a tener tendencia a generar problemas de salud, que seguramente se verá dirigido a paliar con los productos que produce esa misma industria perversa.

La fisiología del recién nacido

Tal vez ya sabes, o no, que los bebés recién nacidos suelen perder peso en sus primeros días de vida. Menguan durante un tiempo hasta que remontan. No se puede determinar exactamente cuánto dura este período. Se han hecho estudios que dan datos orientativos, pero yo no voy a hablar aquí de ello. Pienso que cada bebé es único y su proceso de adaptación es único también, poner límites a cómo tiene que ser, puede hacer más mal que bien a veces. Lo que quiero transmitirte ahora es que si tu bebé pierde peso en los días posteriores al nacimiento, no has de preocuparte, ni permitir que te hagan preocupar por ello.

Esto sucede porque el recién nacido se tiene que adaptar a una nueva forma de vida y le cuesta un poco, pero no corre ningún peligro en ese tiempo.

Porqué el recién nacido pierde peso

Piensa un poco y visualiza lo que ha sido la vida de tu bebé antes de nacer. Él vive en un medio acuoso, flotando en el líquido amniótico que amortigua todos los estímulos que le llegan. Todo lo que necesita está con él: el contacto con su madre, que le evidencia los límites de sí mismo. Las sustancias y principios elementales que necesita para ir formando su anatomía, le llegan a través del cordón umbilical. No necesita comer, ni respirar, todo le llega sin que él haga absolutamente nada y puede ir formándose sin tener que intervenir ni poner ninguna voluntad para conseguirlo. Todo lo hace mamá.

Esto cambia radicalmente después de nacer: durante el nacimiento tiene que esforzarse para pasar el canal vaginal, luego ha de enfrentarse a la entrada de aire hacia los pulmones por primera vez, que intuyo debe ser una experiencia algo… no sé. Como poco, muy extraña. Hay quien dice que la primera bocanada de aire les causa quemazón. Pero, a no ser que alguno de nosotras lo recuerde, no podemos asegurar cómo es la experiencia. ¿verdad?

El recién nacido deja de recibir el alimento constante y su sistema digestivo es inmaduro, todavía se ha de formar para servirle en su nueva condición.

Mucho más que un alimento

Y es precisamente la primera sustancia que forma la madre y le ofrece en sus senos, la que contiene todo lo necesario para preparar el sistema digestivo del bebé. Así que el pequeño, en sus primeros días de vida, no se alimenta para crecer. Se alimenta para acabar de preparar su organismo para la nueva etapa, muy diferente a la anterior.

Esta primera sustancia que forma la madre se llama calostro y es lo más importante para un recién nacido. El calostro facilita que pueda eliminar en sus primeras defecaciones la mucosidad que llena sus conductos respiratorios y digestivos. Mucosidad que tenía la función de aislar su interior del exterior durante la gestación.

Una vez el calostro ha limpiado el cuerpo del bebé de los residuos del período de gestación, la madre produce otra sustancia. Ésta está destinada a ayudar a preparar al cuerpo para asimilar las sustancias que le van a llegar desde fuera.

Prepara sus pulmones para asimilar los nutrientes que contiene el aire (entre ellos el oxígeno) y para protegerse de los tóxicos que también le van a llegar a través del aire.

Prepara también el sistema digestivo para asimilar los nutrientes que contienen los alimentos y para protegerse de los tóxicos que también contienen. En esta etapa la leche está colaborando en la población de la flora pulmonar e intestinal con los microorganismos específicos para estas funciones.

Aunque todos los instintos de supervivencia del bebé lo impulsan a succionar el pecho de su madre, cualquier interferencia dificulta el proceso, como te he explicado antes en la experiencia de mi amiga. Y, claro, estamos rodeados de auténticos maestros especializados en el arte de la distracción de nuestras necesidades primordiales.

Estos artistas son los que van a intentar aterrorizarte diciéndote que tu bebé necesita suplementación porque está perdiendo peso. Te dirán que tu leche no es suficiente nutritiva y que la leche del biberón está científicamente creada con la composición que el bebé necesita… Una mentira. Nada que debas creer.

Un buen trabajo en equipo

Tu bebé y tu lleváis 9 meses trabajando en equipo, construyendo un cuerpo, un organismo que ha de servir para todas las funciones que empiezan a activarse a partir del nacimiento. No permitas que ese equipo se rompa cuando él más te necesita.

La leche de la madre es el único alimento que el bebé necesita en sus primeros meses de vida. Todos los ingredientes que contiene están destinados a mejorar las condiciones físicas y vitales de tu bebé. Exclusivamente de tu bebé.

La industria interfiere

En cambio la leche envasada está configurada en base a unos compuestos artificiales que contienen vete a saber qué y de qué procedencia.

Además la industria alimentaria nos ha demostrado que utiliza materias primas muy dudosas en sus productos. Que está configurada para obtener beneficio económico y deshacerse de los excedentes que ella misma produce en cantidades alarmantes. Que nuestra salud, vitalidad y bienestar, no les importan más allá de aquello que pueda aumentar sus ventas.

¿Por qué te crees que hay productos tan baratos en el mercado? ¿Por qué los productos naturales son más caros que los procesados? ¿Parece imposible, verdad?

Pues porque utilizan materiales que ya les han dado beneficio, entonces pueden ponerlo muy barato y seguir ganando.

Pero estas materias de desecho industrial son la mayoría tóxicas y muy nocivas para la salud.

No quiero desviarme del tema, sigamos con la lactancia:

El recién nacido durante éste período no obtiene solo nutrición.

Obtiene también continuidad y complicidad con su mamá, que le enseña a cubrir sus necesidades cooperando con los demás.

Obtiene contacto profundo, que le prepara emocionalmente para relacionarse con quienes formen parte de su vida.

Obtiene el beneficio del ejercicio muscular que implica la succión, que fortalece su sistema endocrino, circulatorio, digestivo y sobre todo la estructura corporal mediante el vínculo hueso-articulación-ligamento-músculo que está rejido por la fascia. Hablé sobre la fisiología y las funciones de la fascia en el episodio 5.

Y seguro que si nos ponemos a pensar encontramos todavía más beneficios que la lactancia ofrece al bebé y a la madre.

Porque la madre también obtiene beneficios de la lactancia.

Beneficios de la lactancia para la madre

La succión sobre el pezón ayuda a que el útero se contraiga y vuelva rápidamente a su tamaño original, el que tenía antes del embarazo. Junto con la leche, el cuerpo de la madre genera encimas y hormonas que le ayudan a recomponer su estructura (que ya no acarrea un ser dentro de sí) y regenerar su cuerpo que ha sufrido un desgaste considerable en el intenso trabajo que es un parto.

Por propia experiencia te puedo decir que la lactancia es una experiencia maravillosa, de comunión e incluso de placer físico. Incluso hay investigadoras que la incluyen como componente de la sexualidad femenina.

Entonces si es realmente beneficioso ¿cómo es que algunos profesionales médicos arrastran a las madres hacia la alimentación asistida?

Pues yo estoy casi segura de que actúan desde la más profunda inconsciencia. No se dan cuenta de que durante todos los años que han dedicado a sus estudios de medicina, han recibido una programación que actúa a nivel subconsciente y les hace ver las cosas y tomar las decisiones que se espera de ellos, como implementadores de las soluciones que se ponen a nuestra disposición en el mercado.

Pero si quieres apostar por lactar a tu bebé, no estás sola.  Existen redes de soporte a la lactancia. Mujeres que se organizan para dar apoyo a otras mujeres en la decisión y la puesta en práctica de su voluntad de amamantar. Una de ellas es La liga de la leche que está haciendo un trabajo estupendo.

También puedes encontrar páginas web abiertas por parejas de padres que están en el proceso y que ofrecen información de calidad sobre su experiencia, como por ejemplo Esther que se encontró en la necesidad de usar un extractor de leche y comparte su experiencia.

Y si eres amante de Telegram también puedes encontrar un canal sobre lactancia ahí.

Y con esto último ya vamos a cerrar este episodio. Espero que la información que te he dado hoy sea muy útil para ti y que puedas aportar luz a muchas futuras madres con ella.

Y como siempre:

Peticiones

Si te ha resultado interesante, te animo a que lo compartas. Con tus contactos, con tus redes, por whatsapp, por Telegram… A tus amigos, familia, vecinos… A quienes estén interesados en vivir la Vida en Salud! Y este episodio en especial a quienes quieran ser y vayan a ser madres 🤗

Si pones valoraciones de 5 estrellas, comentarios y me gusta, o comentas en el apartado de comentarios, ayudarás a dar visibilidad a este podcast y podrá llegar a más gente.

También te puedes suscribir y enterarte en cuanto haya una nueva publicación, para no perderte ningún episodio. Si te gusta escucharlo y leerlo, lo mejores suscribirte en dianavaleria.eu/suscripcion. Si no puedes hacerlo desde el reproductor de tu preferencia. Y si eres amante de Telegram puedes suscribirte al canal: telegram.me/vidaensalud.

Agradecimientos

Agradezco a Kitflus la cesión de las fantásticas melodías que animan la cabecera y el final de cada programa.

Y te agradezco a ti que me escuches y me leas. Muchas gracias por acompañarme en este viaje en que nos proponemos mejorar un poquito el mundo en que vivimos, aportando herramientas que pueden mejorar la calidad de vida a las personas que componemos esta amada humanidad.

Despedida

Que pases muy buenos días y excelentes noches. ¡Hasta la próxima!

Hemos hablado de:

Casilda Rodrigañez, bióloga. En su site comparte sus libros, resultado de su profunda investigación sobre la naturaleza de la sexualidad femenina y su vinculación con la maternidad: https://sites.google.com/site/casildarodriganez/

Kitflus (José Mas Portet), músico. Empezó su carrera en los 80 con una banda llamada Iceberg, toca con los mejores músicos del mundo y tenemos el honor de que ha sido quien ha creado las sínfonías del programa. Si quieres una música personalizada para algún evento especial, puedes contactar con él en su correo: kitflus@kitflusound.com. O en su Facebook: https://facebook.com/kitflus.josemasportet

La liga de la leche, Asociación para la defensa de la lactancia materna. En su site puedes encontrar información y grupos de apoyo locales: http://www.laligadelaleche.es/

Canal de Telegram sobre lactancia y logopedia. Contiene multitud de información: https://t.me/lactanciaylogopedia

Se galante y comparte 😁

Deja un comentario